contacto,sexo gay,contacto liberales,contacto sex com,contacto sexo,contacto gay,contacto sex,contacto madrid,contacto barcelona,contacto sexuales,pagina gay,contacto com,sexo contacto,contacto gratis,contacto travesti,contacto pareja,contacto amateur,contacto personales,contacto adulto,foto contacto liberales,contacto sexo gratis,contacto en espana,solo contacto,contacto zaragoza,contacto sex com ar,contacto esporadicos,contacto msn,chat contacto,contacto valencia,contacto con transexual,contacto alicante,contacto eroticos,contacto de alto standing,contacto en directo,contacto relax barcelona,foto contacto,contacto reales,contacto maduras,agregar contacto,agencias contacto,contacto tenerife,contacto messenger,contacto galicia,contacto madrid sexo,contacto relax,contacto murcia,contacto chueca,contacto asturias,contacto sexo madrid,contacto en canarias,contacto sevilla,contacto sado,contacto amigo,contacto sexo con foto,contacto sexo chicacontacto amateurs,travesti contacto,contacto malaga,contacto canarioscontacto gays con foto,contacto amateur sexo,contacto profesional,anuncios contacto,contacto amateur foto,contacto sexo barcelona,contacto sexuales con foto,chicas contacto,contacto liberales madrid,contacto colombia,contacto hotmail,contacto yahoo,contacto chueca com,alejandra contacto liberales,contacto amistad,contacto gay barcelona,revista contacto,contacto intimos,telefono de contacto,pagina de contacto sexuales,contacto pareja liberales,contacto chicos,nuevos contacto,contacto gay madrid,contacto con pareja gratis,pareja contacto,contacto con mujer maduras,contacto bisexual,todo contacto,meetic contacto,contacto tarragona,contacto sexuales en la red,agenda contacto,contacto granada,contacto gerona,contacto gay el salvador,contacto gay malaga,contacto gay gratis,gay contacto,contacto gay en venezuela,contacto gay en zaragoza,contacto gay en espana,contacto gay tarragona,contacto gay burgos,contacto gay en bogota,contacto gay granada,contacto gay peru,contacto gay valencia,contacto gay en chile,contacto sexo gay,contacto gay mallorca,contacto gay coruna,contacto gay tenerife,contacto gay mexico,contacto gay honduras,contacto gay calama,contacto gay en ecuador,contacto con gays en bolivia,contacto gay argentina,contacto gay murcia,contacto gay en colombia,contacto gay canarias,contacto peru gay,contacto gay asturias,contacto gay girona,contacto gay sevilla,telefono contacto gay,contacto gay gratuitos,contacto sexo gay madrid,contacto gay com,contacto gay pamplona,contacto gay avila,contacto gays extremadura,contacto gay bilbao,contacto gay galicia,contacto gay alicante,contacto sexo gay bolivia,contacto gay uruguay,contacto gay almeria,foto gay contacto,contacto gay foto gratis,contacto camioneros gay,ibiza contacto gay,foto contacto gay,contacto hombre gay maduro mexicano foto,contacto gay lleida,contacto gay jaen,contacto gay bisexual bolivia,agencia contacto gay,pagina contacto gay,gay contacto foto,gay contacto burgos,contacto sado gay,contacto gay navarra,contacto gay baleares,canarias contacto gay,contacto maduros gay,contacto gay tucuman,contacto gay palma mallorca,contacto gay badajoz,contacto foto gay,mallorca contacto gay,leon contacto gay com,contacto gay oso murcia,contacto gay lanzarote,contacto gay guadalajara,contacto gay castellon,contacto gay bizkaia,contacto gay aragon,contacto gay piura,contacto gay maduro,contacto gay gratis espana,contacto gay gratis cadiz,contacto gay caceres,contacto gay en a coruna,contacto entre gay,bolivia contacto gay,contacto viejo gay,contacto oso gay argentina,contacto gay villavicencio,contacto gay gomera,contacto gay foto barcelona,contacto gay espana fotocontacto gay donostia,contacto gay canaria,contacto gay cali colombia,contacto gay bcn,contacto gay andorra,chile contacto gay com,barcelona contacto gay,amos esclavos sado gay contacto,

contactos gay contacto gay contacto gays contacto gay madrid contacto gay barcelona contacto gay gratis contacto chicos contacto hombres contactos gay españa

Qué historia la nuestra! / primera parte
Esta historia es absolutamente verídica y se desarrolló en una ciudad del interior de la República oriental del Uruguay. Debo manifestar que estoy orgulloso de haberla vivido y todavía en la actualidad en alguno de esos momentos tristes que tiene la vida, puedo ser feliz pensando en ella. 
 

Hace catorce años atrás tenía entre mis alumnos de doce años, uno que particularmente me caía bien, pero no pudo aprobar el curso, debido a su ausentismo y a su incumplimiento. Abel, que así se llamaba, tenía un apodo: le decían "Lito" y yo siempre lo llamé de este modo. Con mis compañeros, con los padres y con el resto de mis alumnos tenía una muy buena relación pero mi vida... no estaba completa. Pasó el tiempo, más exactamente pasaron cuatro años de mi vida en que yo me había alejado de aquel colegio. En todo este tiempo nada supe de todos ellos. Un día, cuando me di cuenta de que vivir como trabajador independiente era difícil, decidí volver a mi antiguo trabajo de maestro, y por supuesto lo hice en el mismo colegio donde había trabajado antes. Mi vida amorosa tenía en su haber muchas personas, y digo personas porque las había de los dos sexos. En ese momento mi vida afectiva pasaba por una nube de aburrimiento. Tenía un amante que había conocido en mis vacaciones de ese mismo año, en Piriápolis, pero era solamente eso. Un amante: sexo activo para mí, un par de horas los fines de semana y... a volar luego, para que no se le haga costumbre mi presencia. Todo de incógnito y bien lejos, a treinta Km de mi residencia y sin vueltas. 
 

Mi vuelta al colegio fue todo un acontecimiento. Todos me apreciaban por mi trato amable, mi compañerismo, mi alegría y, por qué no decirlo, por mi belleza. Yo era un joven de 27 años, alto (1,80), buen cuerpo, 80 Kg, cabello negro lacio, piel blanquísimo-rosado, ojos verdes, barba tenue y lindo rostro. Además, tenía el brillo en los ojos de quien es curioso y vive todo intensamente. En definitiva, estaba a punto para el amor, pero no lo encontraba. Como mi vida estaba desprovista de intimidad, lo único que me quedaba por hacer era trabajar, porque de esa manera la pasaba bien. 
 

Conseguí emplearme como maestro en el último curso de la mañana, de la tarde y también de la noche. El turno de la noche era muy distendido, muy apacible, los alumnos eran adultos y adolescentes que trababan una relación muy familiar con el maestro. Todo se desarrollaba en un contexto agradable para trabajar y compartir con los demás. Pero había un problema: los alumnos de la nocturna no eran suficientes. Por este motivo constantemente salíamos a recorrer la comunidad en busca de nuevos alumnos que no hubieran terminado los estudios elementales... En esa tarea me hallaba, caminando por la calle a unos doscientos metros del colegio, cuando de repente vi delante de mí la figura de un adolescente. Mi corazón inmediatamente se despegó de mi pecho y se fugó con sus rulos, con su mueca, con su rostro moreno. La adrenalina me surcó íntegramente. ¡Ya lo amaba y todavía estaba a veinte metros! Pero a la vez que me acercaba y me pasaba todo esto me estaba dando cuenta de que: ¡era mi querido Lito! Aquel chiquillo que tanto apreciaba cuando fui su maestro. Él también se alegraba de verme porque se notaba en su expresión la emoción del encuentro. 
 

- ¡¡Lito!! ¿Cómo te va, mi amigo? ¡Tanto tiempo! - exclamé yo. 
 

Y él, sorprendido pero feliz, me observó íntegro revoleando sus hermosos ojos pardos para detenerlos luego en mi rostro y mirarme sonriendo. Ambos sonreíamos porque estábamos contentos, era el reencuentro que nos daba felicidad y no podíamos ocultarlo. ¿Sería que en estos cuatro años nos habíamos olvidado de la existencia del otro? Ahora que nos volvimos a ver nos recuperamos el uno para el otro. ¡Afortunadamente! Mi primera pregunta fue: 
 

- ¿Has terminado la escuela? 
 

Ante mi sorpresa, él me contó que no, que había abandonado después de que yo me fuera. Entonces recordé: había desaprobado conmigo aquel último año que trabajara en aquella escuela. Inmediatamente encontré una mezcla de emociones en mi garganta y sentí culpa y pena por haber impedido que aprobara, pero también sentí el remolino del regocijo que nace en el corazón e invade tu persona entera. Tenía la posibilidad de terminar conmigo ahora, en la nocturna. Ya le haría la propuesta. Me contestó que sí y seguimos conversando mientras nos mirábamos a los ojos e imaginábamos la escena. No puedo dejar de decirles que cuando nos separamos ya fantaseaba con abrazarlo y protegerlo. Me despertaba toda la ternura que llevo adentro. Me huracanaba el deseo. ¿Cómo era Lito? Bien: 1,65m, delgado (60 Kg), moreno pero tenue, casi dorado; cabello semi-largo bien ruliento, ojos pícaros y buenos, nariz pequeña, ojos pardos, vestido con jeans y remera, solía caminar con las manos en los bolsillos como diciendo: ¡aquí las llevo porque no tengo donde ponerlas! Dieciséis años. Lindo, curioso, tierno. Yo temía que nunca viniera a las clases nocturnas o que viniera y se fuera. Pero, no. Vino y se quedó, generalmente llegaba primero. Se sentaba a lo alto y me conversaba, me preguntaba, me observaba, me contaba. En ese momento salía con una mujer mayor que él y según decía pasaban la noche juntos teniendo sexo. Yo salía con aquel chico que conociera en al playa, pero cuando se lo contaba a él "lo transformaba en chica", no quería que supiera que era bisexual por temor a que se asustara y se fuera. 
 

Así pasó un mes, Lito venía todos los días temprano y conversaba con su maestro, a veces nos reíamos mucho e intercambiábamos miradas cómplices ante la presencia de otros. ¡Cómo lo quería! Él, seguramente me quería como un hermano mayor(10 años) y esto lo sufría como una sentencia. Una vez vio cómo dos amigos me venían a buscar y se iban conmigo a mi casa. Al otro día me interrogó directamente: 
 

- ¿Qué van a hacer a tu casa? 
 

Mmnn ¡celos!, pensé yo. Mi respuesta fue la realidad: 
 

- Vienen a conversar o a jugar a las barajas. 
 

Yo no perdí la oportunidad y le pregunté: 
 

- ¿Tú quieres venir? - No, me contestó. 
 

Al día siguiente se repitió la escena: 
 

- ¿Otra vez van a tu casa? - preguntó Lito. 
 

Mi respuesta fue la pregunta: 
 

- ¿Vos querés venir? 
- ¡Noo! ¡A ver si hacen cosas raras en tu casa!. 
 

Lo que no se imaginaba era que ninguna cosa rara me pasaba con mis amigos y sí me pasaba con él. Pensé que ahora sí se me iba a dar, que iba a ser mío, lo miraba y me quería meter en sus pantalones, quería acariciar sus rulos. Algo me detenía, pues la diferencia de edad era importante (10 años). Él me miraba y se sonreía con picardía como dándome a entender que me comprendía. A la tercera invitación mía ya estaba a mi lado, expectante, curioso, divertido. Nos fuimos a casa después del cole. No estábamos solos, otros amigos vinieron con nosotros. Llegamos luego de unos minutos. Tomamos algo, comimos, jugamos barajas, escuchamos música, conversamos mucho. Cuando tomamos conciencia del tiempo ya era la noche muy tarde. Repartimos las camas y los colchones. Lito tenía claro que debía dormir al lado mío. Peleó por un colchón con otro de mis amigos, lo arrojó en el suelo al lado mío y luego de conversar un rato en voz baja, nos dormimos los dos. En paz, felices de estar uno junto al otro aunque no sea en la misma cama. Se fue al otro día que era jueves, el Viernes volvió conmigo y se quedó todo el fin de semana. Yo falté a la cita con mi amante rubio (que ya demostraba síntomas de celos). 
 

Una tras otra transcurrían las semanas y nuestra relación que hasta el momento era puramente amistosa ya se mostraba como sólida, casi simbiótica a la vista de los demás. Cuando supe con seguridad que nada más anhelaba en esta vida que tener su cuerpo sobre el mío y besarlo eternamente, entonces preparé la estrategia que me permitiría concretar esto. Abandoné definitivamente a mi amante rubio, que sólo me daba una hora de placer. Esto era así porque yo quería que así fuera. Sólo me interesaba que me succionara bien la pija y después se clavara mi estaca con muchas ganas. ¡Basta!, era únicamente sexo. Yo siempre activo y él exclusivamente pasivo. Un contrato irrevocable. Después de acabar me invadía una sensación de culpa y fracaso que me obligaban a levantarme e irme. Aquella vez, después de mi decisión de fundirme con Lito, me levanté después de eyacular y me fui. Nunca más volví. Nunca más supe de él. Libre para el amor. Viví algunas semanas dedicadas exclusivamente a la seducción. Algunas armas tenía. Tenía que enamorar a mi Lito, tarea aparentemente difícil porque esto suponía revertir su heterosexualidad. Lito estaba ahí, al lado mío. Siempre estaba. A veces se iba un par de días a su casa y luego regresaba con más ganas de estar conmigo. Yo sabía que en su territorio era un felino cogedor y que había una mujer experimentada que le estaba extrayendo los jugos amorosos. Y no era la única. Me dolía. Lo escuchaba y sufría. También es cierto que él suponía que yo sólo pensaba en mujeres. A veces me decía: 
 

- Con la facha que vos tenés conseguís las mujeres que quieras, además tenés un chamuyo... - se refería a mi facilidad para convencer a la gente de algo que yo quisiera. 
 

Había admiración en estas palabras. Y un poquito más que ya se insinuaba en nuestra intimidad. Nunca había visto a Lito desnudo. Lo imaginaba y me derretía al pensarlo. Sin amante y loco por tenerlo, me masturbaba varias veces por día. Y el mundo giraba, pero a esta altura de los acontecimientos, yo, ni cuenta me daba. Vivíamos juntos definitivamente; cocinábamos, salíamos, jugábamos, usábamos la misma ropa, las mismas hojitas de afeitar, los mismos perfumes, etc... Dormíamos uno junto al otro, separados pero muy próximos. Yo lo amaba y tenía la sensación de que él también me amaba. No había sexo todavía, pero había miradas sostenidas, preguntas íntimas, amistad, sociedad para la vida... amor. No necesitábamos nada para pasarla bien. Solamente estar juntos. Teníamos la misma ropa, el mismo olor, los mismos gustos. Eso era todo.
 

Lito y yo habíamos hecho un pacto de caballeros: podíamos recibir visitas, inclusive mujeres, durante el día y hasta la cena, pero después... nadie podía quedarse a dormir que se interpusiera entre nosotros dos. Las mujeres que merodeaban nuestras vidas tenían prohibido quedarse, y cada uno de nosotros dos se encargaba de que el otro cumpliera su parte del trato. Ya nos cuidábamos. Éramos celosos uno del otro y eso nos gustaba, aunque no lo decíamos de esta manera.
 

Hacía una semana nos habíamos declarado nuestro amor y nos habíamos prometido fidelidad. Yo le dije: 
 

- Lito, ¿sabes cuánto te quiero? Mucho. ¡Te quiero tanto! ... y no sé por qué. Necesito tenerte cerca. 
 

Él me miró con sus ojos oscuros, con mirada sostenida pero mansa, buena, y me declaró lo que necesitaba escuchar: 
 

- Yo también te quiero un montón y no te quiero perder.
- Estemos siempre juntos, Lito!. - agregué. 
- Siempre! - me confesó con tono de verdadero deseo.
 

Seguíamos siendo profesor y alumno por las tardes. Él iba conmigo a la escuela, volvía conmigo, hacía sus tareas conmigo. Siempre conmigo. Tres meses habían pasado de esta vida y teníamos que cumplir con nuestro destino de amantes. Hacía once días que había cumplido Lito los 16 años. Yo andaba por los 28 y medio. Ese día era un martes del mes de Agosto y después de cenar, nos ayudamos con la limpieza y nos metimos en la cama a conversar y escuchar música. Siempre hacíamos esto y nos divertíamos mucho. Disfrutábamos de la soledad entre dos que se quieren. Lito quería trabajar para ayudar en la economía de nuestra casa. Entonces conversamos acerca de conseguir un trabajo para él. Yo lo ayudaría. Entonces con ese tema de conversación estábamos cuando se me hizo imprescindible besarlo y abrazarlo, protegerlo, mimarlo. No me animaba a decírselo por miedo al rechazo al contacto físico y de sopetón no lo podía hacer. No quería asustarlo. Se me ocurrió decirle que había una forma de ganar dinero haciéndole un favor sexual a alguien. Me miró y me dijo que le contara. "Es inteligente!" pensé. "Me lo dice porque ya sabe lo que estoy tramando". Le conté de qué se trataba y le deslicé con mucho tacto la palabra hombre. Me miró y se sonrió. Picardía en sus ojos. Mi mente corría a mil y la de él también. Me dio a entender que no había problemas. Yo comencé a amasar aquella idea maravillosa que era imaginarme en sus brazos. Le dije: 
 

- No tienes experiencia en este tipo de cosas.
- No, pero cuando era más chico un par de veces me chuparon la pija. 
- No es lo mismo, eras chico y no conocías el verdadero orgasmo, además, no se trata sólo de eso.
- No importa, dale para adelante.
 

En ese momento supe que lo tendría enterito para mí. La adrenalina empezó a inundarme. Comencé a temblar de la emoción. Lito me miraba con una paz indescriptible. Se sentía deseado, querido, contenido, sentía que me podría poseer y que podría llegar a pertenecerle. No se equivocó. En este estado de euforia mi corazón galopaba y haciendo un gran esfuerzo me calmé y le dije: 
 

- Bueno, pero entonces te tengo que enseñar algo. 
 

Era puro teatro de mi parte y de la suya, pero no podíamos y no sabíamos hacerlo de otra manera. Mi respiración estaba agitada, la de él también. Lo miré y lo amé una y mil veces antes de tocarlo. Un orgasmo en el alma. ¡Eso es amor! pensé, mientras me deslizaba de mi cama hasta la de él. Cuando llegué, ahí estaba esperándome. Se inmovilizó a la espera de mis acciones. Acerqué mi cabeza a la suya y susurrando le dije: 
 

- Yo te voy a enseñar a hacer el amor con un hombre. 
 

De más está decir que yo tampoco sabía, que sabía coger y nada más. A hacer el amor aprendí con Lito, con mi amor. Él no me dijo nada, sólo me miraba y en esa mirada me pedía el cielo. Yo se lo iba a dar. Lo besé con un beso suave, romántico, eterno, y le dije que lo principal era hacer sentir bien al otro. Cerré los ojos, no sabía cómo seguir. Esto era demasiado fuerte para mí. Estaba con la persona que amaba y lo que vendría sería sólo embriaguez de amor y sexo. Él estaba absolutamente entregado a cualquier cosa que yo quisiera. Me miraba y le costaba convencerse de que esa persona que tanto él admiraba, lo quería a él y justamente a él. Acaricié con mis manos su cuerpo magro, fuerte, dorado, y besé su pecho, luego su vientre; me detuve en su pubis y aspiré su aroma, sencillamente delicioso. Nunca me gustó la idea de oler ni succionar a nadie, pero en este caso me fascinó. Era mi buena disposición emocional causada por el amor. Sentí la caricia de sus vellos púbicos, sentí el aroma de su pene, me auto acaricié con él pasándolo por mis pómulos, ojos y nariz. Luego lentamente lo introduje en mi boca. Allí creció instantáneamente y se convirtió en un majestuoso falo. Pétreo, férreo, de una dureza impresionante. Lo mamé con ganas pero con delicadeza, siempre romántico. El corazón se me volcaba, ya no era yo sólo. Éramos los dos. Lito disfrutaba y gemía de placer y me miraba como si quisiera entender mejor la situación. En ese momento me hubiera gustado poder ver por sus ojos, para ver qué veía y me hubiera gustado poder estar en su mente, para saber qué sentía. Yo saqué su mástil de mi boca y cuando lo largué su erección era tal que lo golpeó en su propio vientre. Nos acostamos en el suelo y continuamos con lo nuestro. Comencé a besarlo en forma ascendente hasta llegar nuevamente a sus labios. Nos besamos sintiendo nuestros sabores; la saliva se colaba en la boca del otro y misteriosamente no me disgustaba, era capaz de tragarme a mi compañero. Nuestras lenguas se entrelazaban, subían, bajaban, entraban, salían y volvían a enredarse. ¡Qué placer! Ninguna de mis otras parejas, ni mujeres, ni varones, me habían hecho sentir de esta manera. Eran tantas las cosas que teníamos para hacer que ni él ni yo sabíamos cómo seguir. "Necesito sentir su cuerpo entero", pensé. Lo abracé, entonces Lito adoptó una postura de quien quiere ser protegido. Lo cobijé. Lo acaricié y le pedí que se acostara boca abajo; él obedeció instantáneamente. Se puso boca abajo y me ofreció su culo levantándolo un poco hacia mí. ¡Qué momento! Lindo, firme, dorado, cubierto por un tenue vello oscuro; desprendía un calorcito hermoso; olía a limpio. Una delicia. Él me miraba como invitándome a subirme encima suyo. No lo iba a hacer esperar mucho. Sin duda esto era lo que yo quería, pero sabía con certeza que esta sería la primera vez para Lito, que me estaba ofreciendo todo lo suyo. Además su pasado era casi exclusivamente heterosexual. Su culo era virgen. "Debe quererme mucho para hacer esto", pensé. Ahora estoy seguro de que era así, entonces no lo tenía muy claro. Creía que era como yo, pura energía sexual, la líbido a su máxima expresión. Él no, era muy hombrecito y tenía mucha fuerza, pero no era libidinoso. (A excepción de aquellas tres veces que me exigió tener sexo con él, pero esa, es otra historia.) 
 

Mi pene duro como el acero, estaba en su cota máxima y eso es mucho decir: un tronco de 21 cm reales y muy grueso. No sé bien cuánto, pero bien grueso, y esto dicho por las mujeres con las que tuve sexo, "¡qué grueso!" me decían. Y lo que es más importante, aumenta el grosor hacia la base del mismo; por lo tanto nada le entró la cabeza y ya. El dolor es hasta el final, pareciera que cada vez costara más. Con estos antecedentes estaba yo apuntando la punta de mi pija hacia la entrada sin estrenar de mi hermoso muchacho. Usamos nuestras salivas. Presioné y no cedió el esfínter. Intenté varias veces más e incluso me guió Lito con su propia mano en mi aparato. No entró. Nada. El agujero de él era demasiado estrecho y nuevo y mi pija demasiado grande y dura para él. 
 

- No importa, no te preocupes, ya vamos a poder.- le dije a mi muchachito dorado. 
 

Repentinamente me levanté de su lado y le pedí que esperara un momento. Volví inmediatamente con aceite en un pequeño recipiente para untar mi nabo y su ano. Me empapé el nabo con aceite y le puse el líquido justamente en el orificio anal y en los pliegues de alrededor. Volví a encarar la entrada a punta de pistola. Hice fuerza para adelante y Lito culeó para atrás pero no conseguimos que penetrara. Decidimos abandonar la tarea y continuar con las caricias. A pesar de que mis testículos volaban de la calentura y mi pieza cilíndrica estaba dura como una roca y dolía de dura, decidí pensar en mi muchachito y no forzarlo. Entonces le propuse que me penetrara él a mí, pero de otro modo. Me acosté de cúbito dorsal y lo atraje hacia mí colocándolo encima mío, frente a frente. Fue excitante. Estar con toda la superficie de nuestra piel en contacto fue volver a sentir un shock de adrenalina, nueva emoción, más calentura. Y siempre estábamos ahí dos personas de distintas edades pero que nos queríamos y queríamos descubrirnos el uno para el otro. Nuestras pijas duras, durísimas, batallaban para presionarse una contra la otra. La viga de mi muchacho era larga, 19 cm reales de cabo a rabo, no tan gruesa, dorada como el resto de su cuerpo, pero perfecta, sin venas exageradas, glande rojizo pero liso, definido, importante. No me importaba mucho cómo era, lo importante era que era la lanza de él. La quería adentro porque quería a Lito dentro mío, como si metiéndose adentro mío pudiera fundirse conmigo. Yo soy preferentemente activo, es más, en casi todas mis relaciones homosexuales yo fui el macho que penetra y luego no se deja penetrar. Pero con éste no importaba cómo se diera la relación, sólo quería unirme a él.
 

Levanté mis piernas al cielo, las recogí sobre mi pecho y como Lito estaba encima mío sus genitales se deslizaron con él hasta quedar a la entrada de mi culo. Yo le dije que me introdujera su miembro y lo aceité para luego aceitar mi agujero. Tomé el cipote dorado con la mano derecha y lo coloqué en posición. "Ahora!" le dije. Empujó y nada. (Hacía años que nada entraba). Volvió a empujar y sentí la presión, otro intento y ahora sí entró el glande. No dolió, molestaba. Le pedí que empujara poco a poco y así lo hizo. Fue entrando y fui recordando. Cuando caí en la cuenta de que era un acto amoroso, no genital, entonces me relajé y entró hasta el último milímetro. Sentí su vello púbico rozar mi perineo y comenzó un vaivén acompasado y tranquilo. Su vida se iba por su pija y estaba por entrar en mí. Comenzó a bombear más fuerte y me besó en la boca apasionadamente. Le susurré que cuando acabara me dijera algo cariñoso. (Me lo había enseñado una novia que tuve y lo usé toda la vida). Me selló la boca con un besó y gimió a la vez que me apretaba contra sí. Yo lo agarré de sus nalgas y ayudé a que bombeara más fuerte contra mí. Recorrí, en medio de ese desenfreno, todo su cuerpo con mis manos para cerciorarme una y mil veces de que era Lito quien estaba por derramarse en mí. Gocé como nunca. Lito explotó y sentí la catarata dentro mío. Se detuvo, me miró fijo a mis ojos y me dijo muy dulcemente: "te quiero". Se recostó sobre mi pecho y se quedó así disfrutando el momento. Yo le dije que también lo quería. No nos movimos. Sonaba la música en la radio. Pasó media hora de estar en comunión y recién entonces nos levantamos. Fuimos juntos al baño, nos higienizamos y luego bebimos alguna cosa.
 

No había pasado mucho, sólo unos minutos cuando mi pija se puso dura como antes, lo miré, le hice señas y se acomodó de rodillas en mi cama, él quería que yo lo poseyera aunque yo ya había comprobado que su ano era virgen además de hermoso.
 

Esta vez le di un beso negro largo y gozoso y sin dejar de acariciarlo todo el tiempo, apunté mi tranca hacia su culo. Presioné una vez, nada, presioné otra vez y entró la mitad del glande. Ya no podía parar, entonces empujaba y frenaba, como dando oportunidad a que sus esfínteres se agrandaran y permitieran el paso a mi pasión. En pocos minutos tenía media pija adentro de su cuerpo y deliré con la visión de esta escena. Yo desde arriba miraba mi cilindro perforando su trasero y tocaba sus nalgas y las abría más permitiendo que entrara más cada vez. El bombeo me dio el placer esperado, Lito me miraba cuando podía volteando su cabeza y con una expresión de resignación que hablaba a las claras de su amor por mí. El mete-saca se hizo cada vez más intenso. El dolor que sentía Lito no aflojaba, mi pene es grande y muy duro, no es fácil tragárselo sin chistar. Ahí comencé a amarlo como siempre lo había soñado. Eyaculé dentro suyo y me sentí fundido con su cuerpo y su alma. ¡Qué placer¡ Un orgasmo fisiológico y otro orgasmo emocional! Le saqué el pito de su cola y me quedé mirándola, enrojecida, abierta, desvirgada y mía. Lo besé para sanar sus dolencias. Luego nos higienizamos nuevamente y posteriormente le unté con crema su ano. Me sentía un poco culpable por ser el mayor y él todavía un menor (que cojía como los mejores). Conversamos, nos abrazamos y nos dormimos juntos en una cama de tan sólo una plaza. 
 

Pasada la noche, al otro día se fue y yo sentí un vacío indescriptible. "¡Nunca más lo voy a ver!" pensé. Me arrepentí. No pude sacármelo de la cabeza por los siguientes días. Pensé en hablar con él en el colegio y pedirle que olvidáramos esto y cada uno siguiera con su vida mientras conserváramos la amistad. Así lo hice. El Lunes (¡cuánto tiempo sin verlo! ¡48 h!) le planteé este tema en el colegio y él me dijo que sí, que era mejor para los dos. Sin embargo ese día se pegó a mí y se vino conmigo a mi casa. Ambos queríamos una amistad pero sentíamos y sabíamos que tendríamos un gran romance. Continuará...